• 55.69.61.04.73
  • info@crediconsulting.com
  • Edo. de México
Inversión
Cómo evitar perder dinero si inviertes en bienes raíces

Cómo evitar perder dinero si inviertes en bienes raíces

La inversión inmobiliaria puede parecer un negocio complicado, pero la mayoría de los inversionistas pierden dinero de varias formas.

Algunos de estos riesgos los enfrentan tanto los que invierten alquilando a largo plazo como a corto plazo. 

Los mismos principios se aplican también a la inversión en terrenos, locales comerciales y casas habitación.

Aquí te decimos algunos riesgos en los que debes enfocarte como inversionista inmobiliario y la forma en cómo resolverlos.

Reparaciones al inmueble

A menos que compres propiedades para rentar nuevas, es muy probable que se necesiten algunas reparaciones o actualizaciones cuando se compra una propiedad de inversión. 

Las reparaciones pueden variar desde pequeños retoques, un trabajo de pintura, plomería, hasta cambiar un piso completo o una renovación total. 

Cuando se evalúa una propiedad potencial para la compra, uno de los trabajos más complejos que asumes como inversionista es estimar con precisión los costos de reparación.

Para solucionarlo

Primero, incluye una cláusula de contingencia en tu contrato que te permita cancelar el trato de compra, con un reembolso completo del depósito, si la inspección de la casa revela problemas costosos de resolver.  

Asegúrate de recorrer la propiedad con al menos un contratista de confianza para conocer su opinión sobre las reparaciones necesarias. 

Hazle preguntas sobre qué problemas pueden no ser visiblemente obvios, pero que están ahí.

Revisa a detalle el cableado, la estructura, la plomería, los conductos, el techo, el calentador de agua. Realiza una inspección detallada y obtén opiniones de tu agente inmobiliario y contratista.

Además, asegúrate de preguntarle al vendedor sobre la antigüedad de la construcción y los detalles anteriores, así podrás darte una idea de lo que se tenga que reparar.

Desalojo del inquilino por no pagar la renta

Pocas cosas merman las ganancias de un propietario más rápido y una de ellas es que los inquilinos no paguen la renta y  como consecuencia el desalojo del inquilino.

La mayoría de las leyes están diseñadas para proteger a los inquilinos más que a los propietarios.

Desalojar a un inquilino representa tiempo, dinero y esfuerzo, ya que habrá que contratar los servicios de un abogado para realizar el desalojo e ir a las instancias legales correspondientes.   

Para solucionarlo

Hay una forma sencilla de evitar a los malos inquilinos, esta es hacer una evaluación exhaustiva y agresiva del candidato a inquilino. 

El problema es que es mucho trabajo, si lo haces bien, pero la mayoría de los propietarios simplemente no tienen ganas de hacer ese trabajo.

Hay que recopilar solicitudes de alquiler y hacer informes de selección de inquilinos, es la parte fácil. La parte difícil es revisar y analizar cada solicitud.

Si el solicitante aún parece un buen candidato, haz el trabajo de pedir referencias personales anteriores y actuales. 

También hay otra opción, que es la contratación de una protección jurídica en arrendamiento. Esta protección jurídica ofrece los servicios de investigación al inquilino, asesoría legal, cobro de rentas y si fuera necesario el desalojo del inquilino. Visita: https://legalglobalconsulting.com 

Daños ocasionados por el inquilino al inmueble

Recuerda que cuando firmas un contrato de arrendamiento, entregas la posesión de tu inmueble a otro. Cualquier cosa puede pasar a partir de ese momento.

Los inquilinos pueden organizar fiestas escandalosas, hacer mal uso de la propiedad, cometer un delito en la propiedad o hasta dañar los muebles de la cocina. 

Para solucionarlo

Nuevamente, el propietario del inmueble puede prevenir daños de los inquilinos mediante una evaluación exhaustiva de los mismos.

Cuando pidas referencias de tu candidato a inquilino, pregunta claramente cómo trató su propiedad. Específicamente, pregunta acerca de su limpieza y todas las dudas que puedan surgirte.

También puedes incluir en el contrato de arrendamiento una cláusula que especifique que harás inspecciones al inmueble. Eso tiene dos propósitos:

  1. Podrás darte cuenta si el inquilino está tratando bien tu propiedad.
  1. Si por el contrario, el inquilino no está cuidando la propiedad, será el momento de informarle que no tolerarás el abuso o la negligencia causados a tu propiedad y en su caso cobrar los daños ocasionados en la misma.

Recuerda que realizar estas inspecciones puede llevar tiempo, pero el riesgo de no hacerlas supera la molestia de hacerlo.

Para concluir, ninguno de los puntos anteriores es particularmente difícil. Sin embargo, los nuevos inversionistas inmobiliarios se equivocan y como resultado pierden miles de pesos en estos errores.

¿Quieres aprender más del tema? Asiste con nosotros en LGC Real Estate School y recibe un entrenamiento. Ven a nuestros seminarios, llámanos 55 53636140 o visitanos en FB https://es-la.facebook.com/LGCRealEstateSchool/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *